Salvador Dalí. "Vírgen juvenil autosodomizada por los cuernos de su propia castidad".
Escrito por R.A.L.P.   
Jueves, 23 de Febrero de 2017 16:22

Una tarde soleada, un cielo hermoso, discretamente azul y con un acúmulo de nubes, un cuarto conformado por paredes y espacios compactos, de ángulos y líneas bien definidas, iluminado por los rayos del Sol, un barandal y una hermosa joven la cual, despreocupadamente, mira hacia el exterior, sin embargo, observamos una serie de estructuras que asemejan cuernos de rinoceronte y penes rodeando y a la vez, formando parte del cuerpo de la joven. La mujer se encuentra inclinada, con un cabello castaño hermoso que le cae a los hombros, sus brazos se encuentra cruzados entre sí, y, discretamente, se observa el Pezón izquierdo delicadamente erecto, las nalgas son hermosas, bien conformadas, fuertes y levantadas pero se hallan constituidas por las estructuras rinoceronticas principales cuyas partes cefálicas se unen para forma ese Surco Integlúteo.

Hacia abajo un cuerno rincerontico adquiere la forma de un pene y parece penetrar las partes íntimas de la joven, otro cuerno, en la parte izquierda, parece desvanecerse con la parte superior de las piernas de la mujer, estas se continúan hacia abajo dando una forma torneada a las pantorrillas, encontrándose los pies cruzados, el izquierdo, apoyado en los dedos, sale del zapato observándose una talonera de la media. 2 estructuras rinoceronticas se desplazan hacia el exterior, otra parece llegar. En su momento, el barandal parece desintegrarse es pequeños fragmentos que se desplazan hacia las partes íntimas de la chica, de hecho, un fragmento se integra al cuerno rinocerontico  en forma de pene formando el Surco Balanoprepucial.

Aquí, CONSIDERO, que tanto Surrealismo, Hiperrealismo como Cubismo parecen combinarse dando una eclosión de la materia en franca descomposición molecular y atómica, respectivamente, con una impresionante muestra de plasticidad erótica ya que el contexto de la pintura es ese: la eterna lucha entre la virginidad o castidad femenina y el encuentro y deseo por la iniciación sexual, de hecho, la joven parece lanzarse al vacío para liberarse de su virginidad. Para finalizar, debemos de recordar aquella obra anterior llamada "Muchacha en la ventana" como una discreta evocación a esta pintura. Oleo sobre lienzo. 40.5 cms. X 30.5 cms. Colección Privada. 1954.

 

Última actualización el Jueves, 23 de Febrero de 2017 17:42